La Recomendadora

Lo nuevo para vos

Acá estamos, otra vez

5 Septiembre, 2016

TARDE DE LLUVIA…..MATE Y LECTURAS

Hola a todos. Lunes, frío y lluvia…..tres excusas más  que suficientes como para imitar al inolvidable personaje de Continuidad de los parques y arrellanarse en un sillón bien confortable (ahora o cuando volvamos a casa) para entregarse  al incomparable placer que brinda la lectura. Un placer que no cambiaría por nada de este mundo, aún si el final del cuento (del nuestro) decide emular  aquel otro también…

Hoy les traigo algunas propuestas interesantes para amenizar una semana que promete ser  bastante inhóspita. Ojalá encuentren algo de su agrado…

Canadá

Richard Ford es considerado uno de los escritores estadounidenses más influyentes de la actualidad. Emparentado con la figura de Bukowski en cuanto a su interés por explorar los lugares más oscuros del alma humana, es sin embargo a diferencia de aquel, un escritor mucho más clásico. Sus novelas son ejemplos claros de cómo debe ser una novela entretenida (tal el sentido del uso del término clásico). Historias intensas. Conflictos profundos, complejos, Personajes bien trazados. Y una combinación  perfecta de aventura  e introspección. NO se extingue en la especulación ni camina indefiniblemente por paisajes y andares que de fotográficamente narrados resultan un tedio absoluto. Ford es un alquimista. Un mago de la narración.Y Canadá es el exponente más alto de su mejor don.

El protagonista decide explorar  el pasado para indagar en el momento exacto en el que su vida se desintegra gracias a que sus padres deciden (a modo de salvación, como si fuera la única opción para darle un rumbo diferente a una realidad que los agobia) asaltar un banco.

Luego vendrán muertes y encarcelamiento para aquellos.  Y el deambular, la soledad, el sometimiento, el renacer del protagonista.

Una lectura intensa, una novela poderosa

Crónica de un caminante

Antonio Dal Masetto regala en esta su última y definitiva obra, una bellísima historia de búsqueda personal. El protagonista siente ( lo ha sentido siempre) que está en deuda.  Sabe que debe algo. Pero no sabe qué. Y esa sensación que lo inunda y lo paraliza, irónicamente lo empuja a caminar por la senda más difícil de todas, quizás la única que atemoriza ciertamente: la que lleva al fondo del ser. Y allá tan lejos, en lo más profundo, tendrá que encontrar las respuestas que busca. Esas que tanto necesita para despertarse. Para empezar a vivir. Pero este accionar que es intenso pero estático encuentra su correlato en larguísimas caminatas (concretas, externas, eterna) por las callecitas de una isla mediterránea sin nombre (que intuimos se trata de Mallorca) donde todo está patas para arriba, porque España entera lo está. Corre el año 2008 y el mundo se desmorona. LA burbuja financiera ha estallado y miles de personas quedaron en la calle. Metafórica y literalmente. Y el caminante asiste a este derrumbe con la indiferencia de quien ha vivido siempre afuera de todo. Pero con la lucidez del que adivina que los derrumbes ingobernables son los otros, los que  aniquilan la moral y el alma. Deambulan por esta historia también, dos personajes adorables que darán al protagonista una esperanza: mientras haya algo que contar, no todo está perdido.

Preciosa.

Los Oesterheld

En esta biografía tan cruda como necesaria (cruda porque la protagonista es la violencia de Estado y necesaria porque es el retrato de una época) se reconstruye la vida de la familia del Mítico creador de El eternauta, quien junto a sus cuatro hijas, tres yernos y dos nietos fue desaparecido durante la última dictadura cívico militar.

La biografía fue trazada con la seriedad que el caso amerita. Años de investigación, pilas de cartas leídas, entrevistas, lecturas de otros trabajos  sobre la familia (notas, artículos etc)  permitieron a las autoras (Fernanda Nicolini y Alicia Beltrami) escribir una obra solvente, una trabajo admirable resultante de una verdadero labor periodística.

Muy pocas son las oportunidades en las que me animo a correrme de lo estrictamente literario para recomendar otro tipo de lecturas. Creo que esta es una de las veces en las que puedo permitirme desoír mis propias limitaciones y recomendar fervientemente la lectura de este libro esencial. Que no es literario. Pero sus fundamentos sí lo son. Porque es justamente la literatura ( en el más amplio sentido del término: la literatura como expresión de una época y  el escritor como intelectual comprometido que tanto defendió Sartre) la que pone en cuerpo para resistir a la muerte.  Y también para provocarla.

He aquí una historia imposible. Una historia real.

El quijote de la mancha

EL quijote, es estadísticamente, la obra más leída en habla hispana después de la Biblia. Pero deberíamos apuntar a que ese numero de lectores, se triplique, se quintuplique, se vuelva universal. Porque no se me ocurre un encuentro más hermoso, ni tan importante,  que el que vive un lector con el viejo hidalgo.

Sé que a muchos lectores les da “fiaca” emprender la aventura ciclópea de atravesar las casi 1200 páginas que componen esta maravillosa novela. Además está el asunto de que como es una historia “que conocemos todos” creemos que estamos licenciados de realizar la experiencia de lectura pertinente. Error. Grave error. Soy de los que creen que las historias en definitiva son lo de menos. Vivo peleándome con la gente porque cuento el final de un libro o de una película. Porque para mí es lo de menos. No le doy importancia. Porque lo único realmente importante es el recorrido que hace el lector. Lo único relevante es entablar el diálogo. Empaparse con la palabra. Comulgar con la esencia de una obra. Ir hasta la raíz. Y eso solo se logra leyendo.

Los caminadores

Los caminadores es es un libro. Son muchos. Y hace un montón de años era de lectura obligatoria antes de irme a dormir. Porque cada noche les leía una de esas historias a mis hijos. Una y otra vez. Papanuel, Miedo, Lucas y Simón van a la playa….y tantos otros.

Ideales para niños de cuatro años. Y para madres de todas las edades.

Hasta la próxima semana!!!!

Escribe un comentariio

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>