La Recomendadora

Lo nuevo para vos

Lecturas y más lecturas…

26 Agosto, 2016

Decir que escribir este Blog es un trabajo, sería, como mínimo,  faltar a la verdad. Cada semana tengo que revisar mi biblioteca personal, buscar cosas nuevas, leer mucho, muchísimo. Y eso no puede significar más que placer, puro placer. Sobre todo aquellas oportunidades en que, como ésta, tengo la suerte de toparme con maravillas, porque los libros que les traigo hoy, son eso, perfectas maravillas literarias.  Entonces, cuando pasa esto, cuando me encuentro con la palabra hecha maravilla, la escritura de este blog no solo no puede ser llamada trabajo, sino que sería muy lícito tildarla de privilegio.

He aquí la magia, he aquí la maravilla.

Besos en el pan

Una de mis escritoras preferidas, Almudena Grandes es la autora de esta obra soberbia. Cuando uno se enamora de un escritor conviene medir bien los pasos, la elección de la siguiente obra de su autoría es un trabajo tan arduo como estresante. Porque siempre existe la posibilidad de que caiga el velo. Por eso es que después de te llamaré viernes y de El corazón helado (la mejor novela española de los últimos tiempos) me costaba elegir una. Tenía miedo. hasta que me topé con Besos en el pan, que no solo no me defraudó sino que, por el contrario, aumento mi admiración por la escritora.

En esta novela coral, se cuenta a modo de juego de encastre,  las peripecias de un grupo de vecinos de un barrio X de Madrid, durante el inicio de la crisis económica española. Cada uno a su manera, con sus propias herramientas, y desde el lugar que le toca, lucha por sobrevivir en un mundo que no conoce (tras años de burbuja financiera hay que reconfigurar la cotidianeidad y esto puede ser muy crudo en algunos casos, pero en otros una cuestión de vida o muerte).

Todos se conocen, pero las historias personales se cuentan de manera independiente (dos o tres capítulos intercalados por vecino) aunque siempre aparecen mencionados otros participantes de manera tal que el narrador teje una textura cuyos hebras gozan de cierta independencia, pero que forman un cuadro sumamente homogéneo y coherente, pero sobre todo de una belleza muy potente.

La pertenencia al barrio y la crisis son el hilo conductor de la historia. Las capacidades de resistencia,  lucha y resignificación lo que emparenta al ADN de todos los personajes. Placer y emoción, lo que debería experimentar cada lector que tenga la suerte de leer esta novela.

Olor a rosas invisibles

Laura Restrepo no regala una pequeña joya. Olor a rosas invisibles es una novela breve o un cuento largo si prefieren (podríamos discutirlo horas sin llegar a un acuerdo, y además de llegar a definirlo, tal precisión técnica no nos aportaría nada)

El narrador de esta obra es un testigo privilegiado de los avatares que atraviesa su mejor amigo cuando la estabilidad emocional que tan bien supo cuidar durante toda una vida, se ve en jaque al reencontrarse con su primer amor.

El tema, que en principio podría resultar trillado, no peca de reiterativo porque la maestría de Restrepo logra exorcizarlo de los lugares comunes y lo lleva hasta un punto donde se vuelve virgen, transparente, sublime. Porque lejos de contarnos una historia con violines de fondo, pasión desenfrenada y rupturas imposibles, la autora se propone abordar el tema con la madurez y el  realismo necesarios para desenmascarar dos temas sobre los que se ha gastado ya demasiada tinta (sin grandes resultados en muchos casos): el mito del primer amor y el paso del tiempo  (y la inevitable llegada de la vejez).

Párrafo aparte merece la voz que nos acerca el relato. Sus intervenciones tan deliciosamente dichas como ingeniosamente reflexivas  son un plus en la obra. Y el lector encantado con ella, lo agradece.

Nenes bien

No soy fanática de las antologías, en primer lugar porque los cuentos que las integran suelen ser muy diferentes en cuento a su calidad y en segundo, porque los autores que me interesan no participan en ellas. Pero por suerte hay excepciones. No a la primera regla, esta es ineludible ( si es prácticamente  imposible que la calidad literaria de las obras de un mismo autor sea homogénea es ridículo pretender dicha paridad entre distinto escritores) pero sí a la segunda. Tan solo por el cuento de juan Forn que integra esta antología, vale la pena comprarla. Porque es un texto genial.

La intención de la antología es mostrarnos el mu do de los privilegiados desde adentro. LAs voces salen de ahí. Y lo ponen en duda. Dudan de los mandatos sociales. De las falsas felicidades. De las máscaras. De la hipocresía de un grupo social que vive de la apariencia. Los protagonistas de estas historias son ovejas negras. Descastado. No niegan su origen, pero lo cuestionan, cuestionan su mundo, a veces sinceramente, otras porque resulta políticamente correcto. Pero el cuestionamiento, la reflexión, la duda y la ruptura se celebran sea o no genuinamente motivados.

Es lo que hemos hecho, por eso lo recomendamos.

Aromas

Camille Laurens nos regala una obra de arte. Aromas es un libro compuesto por una serie de escritos en los que la protagonista es una fragancia.

Olores amargos, fuertes y penetrantes, dolorosos. Aromas dulces, placenteros y amorosos, felices. cada una de las historias que se cuenta están marcadas por un aroma. Y vuelven a la memoria una envueltas en él. El recuerdo, es un recuerdo embriagado de ese olor distintivo, ese olor que marcó a fuego el momento.

Algunos recuerdan las  escenas significativas de sus vidas musicalizadas, recuerdan auditivamente y los acontecimientos aparecen en forma sonora de la película que es la vida. Otros, como Laurens, recordamos con el olfato, es ahí donde se depositan las sensaciones, todo se resume a una fragancia y cuando volvemos a percibirla se dispara la emoción, nos inunda la nostalgia.

Aromas es la reunión de los momentos más intensos de una vida vivida poéticamente. Pero sobre todo, es una belleza literaria.

Escribe un comentariio

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>