La Recomendadora

Lo nuevo para vos

Archivo de Agosto, 2016

Lecturas y más lecturas…

26 Agosto, 2016

Decir que escribir este Blog es un trabajo, sería, como mínimo,  faltar a la verdad. Cada semana tengo que revisar mi biblioteca personal, buscar cosas nuevas, leer mucho, muchísimo. Y eso no puede significar más que placer, puro placer. Sobre todo aquellas oportunidades en que, como ésta, tengo la suerte de toparme con maravillas, porque los libros que les traigo hoy, son eso, perfectas maravillas literarias.  Entonces, cuando pasa esto, cuando me encuentro con la palabra hecha maravilla, la escritura de este blog no solo no puede ser llamada trabajo, sino que sería muy lícito tildarla de privilegio.

He aquí la magia, he aquí la maravilla.

Besos en el pan

Una de mis escritoras preferidas, Almudena Grandes es la autora de esta obra soberbia. Cuando uno se enamora de un escritor conviene medir bien los pasos, la elección de la siguiente obra de su autoría es un trabajo tan arduo como estresante. Porque siempre existe la posibilidad de que caiga el velo. Por eso es que después de te llamaré viernes y de El corazón helado (la mejor novela española de los últimos tiempos) me costaba elegir una. Tenía miedo. hasta que me topé con Besos en el pan, que no solo no me defraudó sino que, por el contrario, aumento mi admiración por la escritora.

En esta novela coral, se cuenta a modo de juego de encastre,  las peripecias de un grupo de vecinos de un barrio X de Madrid, durante el inicio de la crisis económica española. Cada uno a su manera, con sus propias herramientas, y desde el lugar que le toca, lucha por sobrevivir en un mundo que no conoce (tras años de burbuja financiera hay que reconfigurar la cotidianeidad y esto puede ser muy crudo en algunos casos, pero en otros una cuestión de vida o muerte).

Todos se conocen, pero las historias personales se cuentan de manera independiente (dos o tres capítulos intercalados por vecino) aunque siempre aparecen mencionados otros participantes de manera tal que el narrador teje una textura cuyos hebras gozan de cierta independencia, pero que forman un cuadro sumamente homogéneo y coherente, pero sobre todo de una belleza muy potente.

La pertenencia al barrio y la crisis son el hilo conductor de la historia. Las capacidades de resistencia,  lucha y resignificación lo que emparenta al ADN de todos los personajes. Placer y emoción, lo que debería experimentar cada lector que tenga la suerte de leer esta novela.

Olor a rosas invisibles

Laura Restrepo no regala una pequeña joya. Olor a rosas invisibles es una novela breve o un cuento largo si prefieren (podríamos discutirlo horas sin llegar a un acuerdo, y además de llegar a definirlo, tal precisión técnica no nos aportaría nada)

El narrador de esta obra es un testigo privilegiado de los avatares que atraviesa su mejor amigo cuando la estabilidad emocional que tan bien supo cuidar durante toda una vida, se ve en jaque al reencontrarse con su primer amor.

El tema, que en principio podría resultar trillado, no peca de reiterativo porque la maestría de Restrepo logra exorcizarlo de los lugares comunes y lo lleva hasta un punto donde se vuelve virgen, transparente, sublime. Porque lejos de contarnos una historia con violines de fondo, pasión desenfrenada y rupturas imposibles, la autora se propone abordar el tema con la madurez y el  realismo necesarios para desenmascarar dos temas sobre los que se ha gastado ya demasiada tinta (sin grandes resultados en muchos casos): el mito del primer amor y el paso del tiempo  (y la inevitable llegada de la vejez).

Párrafo aparte merece la voz que nos acerca el relato. Sus intervenciones tan deliciosamente dichas como ingeniosamente reflexivas  son un plus en la obra. Y el lector encantado con ella, lo agradece.

Nenes bien

No soy fanática de las antologías, en primer lugar porque los cuentos que las integran suelen ser muy diferentes en cuento a su calidad y en segundo, porque los autores que me interesan no participan en ellas. Pero por suerte hay excepciones. No a la primera regla, esta es ineludible ( si es prácticamente  imposible que la calidad literaria de las obras de un mismo autor sea homogénea es ridículo pretender dicha paridad entre distinto escritores) pero sí a la segunda. Tan solo por el cuento de juan Forn que integra esta antología, vale la pena comprarla. Porque es un texto genial.

La intención de la antología es mostrarnos el mu do de los privilegiados desde adentro. LAs voces salen de ahí. Y lo ponen en duda. Dudan de los mandatos sociales. De las falsas felicidades. De las máscaras. De la hipocresía de un grupo social que vive de la apariencia. Los protagonistas de estas historias son ovejas negras. Descastado. No niegan su origen, pero lo cuestionan, cuestionan su mundo, a veces sinceramente, otras porque resulta políticamente correcto. Pero el cuestionamiento, la reflexión, la duda y la ruptura se celebran sea o no genuinamente motivados.

Es lo que hemos hecho, por eso lo recomendamos.

Aromas

Camille Laurens nos regala una obra de arte. Aromas es un libro compuesto por una serie de escritos en los que la protagonista es una fragancia.

Olores amargos, fuertes y penetrantes, dolorosos. Aromas dulces, placenteros y amorosos, felices. cada una de las historias que se cuenta están marcadas por un aroma. Y vuelven a la memoria una envueltas en él. El recuerdo, es un recuerdo embriagado de ese olor distintivo, ese olor que marcó a fuego el momento.

Algunos recuerdan las  escenas significativas de sus vidas musicalizadas, recuerdan auditivamente y los acontecimientos aparecen en forma sonora de la película que es la vida. Otros, como Laurens, recordamos con el olfato, es ahí donde se depositan las sensaciones, todo se resume a una fragancia y cuando volvemos a percibirla se dispara la emoción, nos inunda la nostalgia.

Aromas es la reunión de los momentos más intensos de una vida vivida poéticamente. Pero sobre todo, es una belleza literaria.

Publicado en Te cuento | No hay comentarios »

Para el fin de semana…

19 Agosto, 2016

Otra vez…

Buenas tardes a todos, en esta oportunidad quiero ofrecerles una selección, antes que de libros, de autores, aunque no voy a privarme de sugerir algunos títulos que para mí, son imprescindibles. Y para rematar, una yapa.

Coetzee, el autor del horror.

Existe una gran polémica en torno a la posición del Nobel sudafricano respecto del apartheid, pero no dejan de ser cuestionamientos que en algunos casos resultan infundados. En las guerras (y en este caso estamos hablando de una guerra crudísima y eterna) el hombre deja de ser hombre (en el sentido más profundo del término) y aparece aquello que es al mismo tiempo esencial y primitivo, el estado puro (el estado puro del hombre) en el peor de los sentidos (aunque pueda resultar una contradicción). Y Coetzee habla de eso. Del horror de la guerra. Habla de situaciones indecibles, inexplicables. Situaciones para las que todavía no se crearon palabras. El horror supera a la palabra. En las historias que narra Coetzee el hombre comprende, de una vez y para siempre, que está solo. Que no vale nada, y que está solo.

Y como acá proponemos lecturas, y en lo posible, tratamos de no “hacerles juicios” a las posiciones ideológicas, es que recomendamos a este autor extraordinario. El autor del espanto.

Porque en definitiva, cuando una historia está bien contada e invita a la reflexión, cuando la palabra (y los silencios) logran decir lo indecible y hacen hablar al horror, cuando una obra discute coyunturas, dialoga con su época, instala el debate, esa obra, concuerde o no con las formas particulares de ver el mundo de los lectores (y de la crítica) debería ser celebrada. Es por eso que, desde este punto de vista, leer a Coetzee resulta necesario. Es una obligación para todo aquel que quiera pensar el mundo en el que vivimos.

Recomiendo muy especialemente Vida y época de MIchael K.

José Saramago, la voz del oprimido.

Otro autor imprescindible. Saramago, hijo de campesinos analfabetos. Premio Nobel. Saramago, el fabricante de historias imposibles. Historias en las que la Muerte se toma un descanso, la ceguera se vuelve una amenaza, los pueblos se revelan sin planearlo y los hombres se enamoran hasta la obsesión de mujeres muertas. Pero es justamente esa imposibilidad, ese espacio de irrealidad, una irrealidad que por imposible no asusta, la que permite hablar de lo más crudo, la que permite escuchar lo que no queremos escuchar. Porque de algún modo, lo inverosímil nos protege, nos mantiene a salvo. A salvo de nuestra propia realidad. Saramago habla de nuestro tiempo como si estuviera hablando de otra cosa. Y en esa aparente indiferencia le clava un puñal al lector (con su propio consentimiento).

Si me preguntan, habria que leer su obra de principio a fin. Mi preferida, Levantado del suelo.

Alice Munro, cuando lo cotidiano se vuelve historia.

A diferencia de los autores anteriores, Munro construye sus narraciones en mundo simples. Habla de situaciones tan normales que por momento el lector podría pensar que lo estan engañando. Que nada de lo que leer vale pena. Que no pasa nada. Que le estan contando algo que ya vivió, o que vivió un amigo, o un primo, o su hermana, o la vercina. Y tiene si el lector piensa esto, tendrá razón. Porque Alice Munro habla de lo que nos pasa a todos. Y habla de lo común sencillamente porque la historia es lo de menos. Lo que le interesa a esta autora es explorar en la vivencia. Es la experiencia del personaje lo que le interesa mostrar, no lo que vive, sino cómo lo hace. Es por eso que como ningún otro autor del que yo tenga memoria, Munro traza personajes perfectos, y lo hace en dos o tres pinceladas, con una mestría absoluta. Profundiza en sus seres con la misma curiosidad con la que un niño descuartizaría a un bicho para saber que tienen adentro. Ella quiere saber que hay dentro de sus personajes. Los deja hacer y los observa. Y luego describe lo que ve, el resultado del experimento. Y nos ofrece posibilidades, nos  muestra formas de ser, formas de ser en el mundo e insiste, por si aun no hemos comprendido de qué va su literatura, con que no hay historias más o menos importantes (porque en definitiva, como decía Borges, las historias siempre hablan de lo mismo, hablan del amor y de la muerte) porque lo importante, lo único que verdaderamente importa es como se viven esas historias, como se cuentan los detalles, como se interpeta un gesto, un tono de voz, un hecho en decidídamente aislado. Munro es la autora de lo cotidiano, de lo cotidiano y del detalle. Del detalle y de la experiencia.

Recomiendo especialmente Escapada, sobre todo porque incluye los tres relatos en los que basa la nueva película de Almodóvar: Julieta. Una delicia.

Para romper con este idilio que aparentemente tengo con los premios Nobel (Munro también lo ganó) el siguiente autor elegido es Conan Doyle. Me encantan los policiales. Y qué mejor que ir a la fuente. Al inicio. Aunque en rigor, habría que decir que el padre del policial es MIster Edgar Allan Poe, maestro del cuento moderno. Pero Arthur logra trascenderlo al punto de convertirse , sin dudas, el máximo referente del género. Y de convertir a su entrañable Sherlock Holmes en el modelo de sagacidad y perspicacia.

No siempre, pero en cierta ocasiones prefiero comenzar por el principio. Por eso recomiendo especialmente Estudio en escarlata. Allí comenzó todo. Se presenta a lo personajes (que se conocen casi por casualidad) y de paso Doyle nos regala una interesante clase de historia de la religión (de los inicios de la religión mormona)

Diversión asegurada.

La yapa es una historia para chicos sobre dos grandes de la literatura. Tru y Nelle es una novela basada en la relación que unió a Nelle Harper Lee y Truman Capote. Una relación que decidió el azar (eran vecinos en un pequeño pueblo de Alhabama) fomentó el amor que compartían por la literatura (sobre todo por las historias de Sherlock) y destruyó el ego personal y la vanidad. Pero Tru y Nelle solo da cuenta de los inicios, de los buenos momentos. Y es realmente una delicia. El autor estudió minuciosamente cuanta biografía y entrevista halló sobre y de los dos autores y a partir de esa información delineó a dos niños inusualmente inteligentes, dos fuera de lo común que se potenciaban y que se volvían más brillantes, más elocuenctes, más singulares cuando estaban juntos. Juegan a ser Sherlock y Watson en las tardes infernales de un pueblo tedioso. Y entre juego y juego curan las heridas del abandono (Truman) y de la insanía materna (Nelle).

Hermoso.

Publicado en Te cuento | No hay comentarios »

Uno encuentro con libros

10 Agosto, 2016

Buenas tardes a todos, en esta oportunidad les traigo una serie de cinco libros muy interesantes y diferentes. Hay para todos los gustos. Ojalá encuentren alguno de su agrado. Recuerden que pueden consultar por ellos en las dos sucursales de nuestras librerías.

Cuando temblamos es el último libro de Guillermo Saccomanno, uno de los escritores estrella de estas páginas. Quisiera aclarar que si bien no soy lectora de obras completas (creo que hay que evitar desilusiones innecesarias) algunos autores logran seducirme muy seguido, motivo por el cual tienen mayor presencia en mi blog. Uno de ellos es sin dudas éste. Su estilo, único en nuestra literatura es digno de ser atendido cada vez que nos regala un nuevo trabajo.

El libro en cuestión reúne una serie de relatos que tienen en común el hecho de que sus protagonistas atraviesan momentos de suma tensión, y por alguna razón (más evidente en unos casos, menos en otros) están al límite. Pero hay un elemento que es todavía más significativo en esta idea de unificación que presentan los relatos y es que en todos ellos hay factores climáticos que tienen un protagonismo que va mucho más allá de ser una simple condición de los espacios diegéticos. El clima es, en todos estos cuentos, el desencadenante de la tragedia. Acompaña a los personajes de un modo trascendental. De alguna manera son la manifestación de los miedos más profundos, de los padecimientos psicológicos de todos  ellos. Destacan especialmente los relatos Siamesas (alta tensión entre una madre y su hija con un final tan inesperado como inevitable) y Los albinos (la frialdad de un bosque cubierto por la nieve en el que el protagonista de esta historia se refugia de un pasado tormentoso coincide con la de sus habitantes y con el final de este hombre).

Gran trabajo.

Los que aman odian es el nombre de la única novela que escribieron juntos Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo. Se trata de un policial de características clásicas que narra la investigación de un crimen ocurrido en un pequeño hotel de playa. El narrador es un médico homeópata con dotes de escritor (luego comprobaremos que no es ningún negado para lo detectivesco) que había decidido refugiarse por una temporada en aquel paraje retirado del mundo con la intención de emprender la compleja tarea que le fuera encargada: la adaptación del Satiricón de Cayo Petronio.

Tras el crímen comienza la investigación pero a causa de una tormenta de arena que mantiene a los huéspedes atrapados en el lugar, se ven en la obligación de convivir policías y sospechosos durante un tiempo en el que (a lo mejor a causa del asfixiante clima de encierro y tensión) lo peor de cada uno saldrá a la luz.

En esta novela cada palabra ha sido tallada con precisión única. Un texto exquisito.

Brillante. Imperdible.

La uruguaya de Pedro Mairal. Con ritmo cinematográfico un hombre le regala la última confesión a su ex esposa (pero podría tratarse de un auto obsequio) sin escatimar en detalles, sin remordimientos, sin censura,  como una forma de responder (y responderse) cómo fue que llegaron a destruir la relación  que habían construido con aparente solidez.

El contexto social es la crisis bancaria. El escenario, Montevideo. Una Montevideo que se ofrece como la oportunidad “para hacerse con dólares” y como el locus amoenus ideal para concretar el postergado encuentro amoroso con una mujer idealizada: la uruguaya. Un encuentro que podría garantizar una tarde de erotismo lo suficientemente intensa como para volver al hogar y enfrentar el tedio de la rutina, pero pronto  se vuelve una trampa. Y comienza el fin.

Vertiginosa. Entretenida.

Accidente nocturno. Modiano es otro de los escritores estelares de este espacio. Con ésta ya son cuatro las novelas recomendadas y espero que sean muchas más. Porque el francés es definitivamente, uno de los mejores. Soy de las que creen que los escritores nos interpelan en determinados momentos de nuestras vidas. En este último tiempo, no podría decir el por qué es su mano la que escribe las palabras que quiero (y necesito) leer.

Esta incasable búsqueda del pasado, que a veces se vuelve una tortura y otras un alivio, un necesario alivio, es representativa de una generación: aquella generación que nació y creció durante la Segunda Guerra y que tuvo que ver como todo a su alrededor se sumía en la destrucción y la miseria. Y todos los hombres eran atrapados por el dolor y la desesperanza.

A ese pasado gris vuelve Modiano una y otra vez para encontrar respuestas, para proveerlo de la luz que la realidad le negara.

Un joven a punto de cumplir los 21 años que marcarán su ingreso a la adultez, sufre un accidente de tránsito y de algún modo que resulta difícil de explicar se ve envuelto en una extraña relación con la mujer que lo atropella.

Una novela maravillosa. Una maravilla de novela.

Ensayo sobre la lucidez no es de las novelas más leídas de José Saramago, probablemente tampoco sea de las mejores. Competir con monstruos de la literatura como Ensayo sobre la ceguera, El evangelio según Jesucristo o Levantado del suelo (para mi la mejor de todas) es un desafío que pocas obras pueden darse el lujo de aceptar. Pero en las páginas de esta novela encontramos la voz clara y lúcida del grandísimo escritor portugués. Unas pocas líneas alcanzan para reconocer su prosa (tan personal, tan única) y la ideología (que se vuelve casi un dogma) que sostiene a una de las obras más coherentes que se haya escrito jamás.

Es el día de elecciones en un país sin nombre, un país que es todos los países. La lluvia, como presagiando el desastre, acecha las calles desde las primeras hora del día. Todo está preparado para el sufragio. Las escuelas abiertas, los presidentes y fiscales en sus puesto. Pero el tiempo transcurre, feroz y los electores no aparecen. El pueblo se ha revelado, ha desertado de so obligación civil y comienza la persecución.

Saramago reflexiona con una inteligencia descomunal sobre el poder que tiene la ciudadanía para oponer fuerza cuando se siente traicionada por sus gobernantes. Y sobre los límites que algunos hombres son capaces de traspasar cuando su poder se ve amenazado.

Hay que leerla.

Publicado en Te cuento | No hay comentarios »

Una tarde más…

2 Agosto, 2016

Un nuevo encuentro…

Esta semana pensé en traerles libros diferentes, libros que por una u otra razón “rompen” con la tradición del género, o al menos la cuestionan y de alguna manera significan una excepción.

Mujeres que hablan de fútbol, superhéroes “malvados” que reinan en el conurbano, un Frankenstein criollo e inusualmente sensible, un hombre que invoca  su historia de amor en una charla ocasional con una desconocida, una novela en segunda persona. Obras tan inusuales como atractivas o quizás su atractivo radique justamente en su rareza. Habrá que leerlas para realizar un juicio…

Las dueñas de la pelota es una antología de cuentos seleccionados y prologados por Claudia Piñeiro que tienen como protagonista al fútbol. Lo extraño es que todos ellos han sido escritos por mujeres. Lejos de alinearnos con una concepción machista en materia deportiva, lo cierto es que la pasión futbolera, más allá de que las mujeres han ganado terreno últimamente (en el juego, en las tribunas y en las discusiones -hay muchas mujeres que se dedican al periodismo deportivo y viven de “hablar de fútbol-) que sigue siendo masculina. La forma en la que un hombre siente y vive el fútbol nos es ajena (nos guste o no) y esto seguramente esté vinculado con la tradición: el primer regalo que recibe todo niño es una pelota, el picadito semanal con los amigos es privativo de los hombres y así podría seguir toda la tarde enumerando mil situaciones vinculadas al deporte más popular del mundo que forman parte del universo del varón.

Este grupo de cuentos, sin embargo, son una muestra de que las mujeres tienen mucho para decir sobre la pelota y las pasiones que despierta. Desde otro lugar, un lugar muy femenino, sutil y analítico. El ojo está puesto en la periferia. El fútbol en estos cuentos es una excusa, una excusa para hablar de otras cosas, una excusa para hablar de nuestros miedos, del amor, de las pérdidas.

Una cita diferente.

Kriptonita narra las cuatro horas de agonía de Nafta Súper, el líder de una banda de villanos muy particular. El narrador es el médico del hospital Paroissien encargado de mantener vivo al herido “hasta que salga el sol”. Su vida depende de ello. Afuera decenas de policías esperan el momento exacto para asaltar el nosocomio y liquidar a la pandilla (se la tienen jurada). Las horas de espera servirán de contexto para cada uno de los integrantes del grupo le cuente al doctor, parte de su vida de la de Nafta Súper.

Abunda escenas de ternura, fidelidad, lealtad y compañerismo. El amor luchando con la miseria. De pronto descubrimos que los malos no son tan malos y que los buenos pueden ser peores que los peores criminales. No falta, como en todo buen cómic, el coqueteo con la ciencia ficción y lo sobrenatural.

Oyola, tienen una gran capacidad narrativa, un excelente manejo de los códigos del género en el que inscribe su obra pero sobre todo, la  habilidad suficiente como para ubicar la historia en un contexto poco habitual para este tipo de historias (nuestro gran buenos Aires) incluyendo un lenguaje propio de sectores populares, sin caer en clichés ni lugares comunes.

Mágico.

A Griselda Gambaro la identificamos, normalmente, con el teatro. La malasangre, Antígona Furiosa y Decir sí, por citar solo algunas, son obras emblemáticas de nuestra escena. Sin embargo Gambaro es una gran narradora y ha escrito un importante número de novelas. Yo solo he leído dos: Lo impenetrable y Nada que ver con otra historia. Ambas absolutamente recomendables. Pero lamentablemente la primera, vaivenes editoriales mediante, ya no se consigue, y la segunda va en vías de. Por eso no habría que desaprovechar la oportunidad de acercarse a este texto genial.

Tony es un monstruo. Hecho de pedazos de cadáveres que tal como lo hiciera el joven Frankenstein con el  suyo, fue fabricado por Manolo, un estudiante de veterinaria.

Tony está ávido de vida, ávido por conocer,  ilusionado con la idea de relacionarse, con la idea de salir al mundo. Pero este mundo muy  pronto (demasiado pronto quizás) se le presentará inaguantablemente hostil. En unos cuantos meses Tony conocerá la monstruosidad de la que es capaz el ser humano y verá como una sociedad sumida en el terror de los años 70 se desintegra como tal.

Al principio resulta extraña, pero con el correr de las páginas se revela como una gran obra.

Muy recomendable.

Los enamorados es otra de obras elegidas para la entrega de hoy por su originalidad. Historias de amor existen de sobra (creo que en el fondo todas las historias no son otra cosa que una historia de amor). Historias de bares,  varias. Historias de amores en bares, menos, pero las hay. De borrachos hablando sin parar en bares ya en el Quijote aparecen. Pero una historia en un bar entre un hombre y una mujer que apenas saben sus nombres que hablan toda una noche (sin parar y ebrios) de otra mujer, de la mujer, de un amor, de el amor, de un amor ideal, idealizado, perfecto pero acabado (quizás perfecto por ello, justamente) de esas, yo solo he leído Los enamorados.

Y vale la pena. Por original y porque está excelentemente bien escrita.

Aura de Carlos Fuentes, es a estas alturas un clásico. Un joven historiador lee un aviso en el periódico donde se ofrece un empleo “a su medida”.Es casi un llamado. No lo duda y asiste a la entrevista. . Por algún motivo sabe que debe ir, que es el elegido para la tarea.

La empleadora es una extraña anciana que necesita su colaboración para organizar y escribir las memorias de su difunto marido (también historiador) el sueldo es excelente y la tarea lo entusiasma. pero hay una condición: el joven deberá vivir en esa antigua casa junto a la mujer y su inquietante sobrina, Aura. Y su vida cambiará para siempre.

Carlos Fuentes hipnotiza al lector con esta maravillosa novela. Cada palabra funciona como un conjuro, como un hechizo. Y este hecho se ve magnificado por la sabia elección del tipo de narrador: un inusual narrador en segunda persona.

Sería imperdonable perderse de esta joya literaria.

Publicado en Te cuento | No hay comentarios »